¡Qué calor! ¿verdad o tópico estival?

Son las 16 y media de la tarde. Carlos se dirige a presionar el botón ‘B’ del ascensor del piso en el que reside de Calle Peregrino, paralela a Calle Cuarteles.

En ese preciso momento, una sombra se asoma por la puerta entreabierta del ascensor, seguido de un manotazo para abrirla con énfasis y terminado en un tumultuoso aterrizaje en el espacio vital de Carlos. El acto de llegar al Bajo del edificio, acción cotidiana sin duda, viene postergado por una breve conversación que inicia el sujeto recién aterrizado en el ascensor, con un onomatopéyico ‘Puf’, continuado por un “¡Qué calor hace!”

Esta escena, no menos cotidiana que el acto de utilizar el ascensor para salir de una vivienda situada en un edificio, se cubre del olor  ácido del sudor que se desprende en ciudades con altas temperaturas en espacios reducidos. La conversación continua. “Este año ha tardado en llegar, pero ya está aquí. ¡Vaya terral!”, a lo que Carlos contesta con diligencia “La verdad es que sí..:”. En esto momento es cuando el ascensor llega a su destino y Carlos con un gesto cordial deja paso a la persona que le acompaña. Entonces continua su respuesta “… será el cambio climático”.

Podría continuar relatando este suceso, pero quizás ya tenéis en mente situaciones muy parecidas a las que estoy contando. En ocasiones, la conversación termina en ese mismo momento, otras el sujeto de aparición estelar cuenta cómo eran los agostos de su niñez (no necesariamente debe haber pasado mucho tiempo, evitemos tópicos de altas edades), o bien Carlos sale simplemente corriendo sin pena ni gloria…

Lo que es inevitable, es que hace calor. No sé si será verdad o un mito al que todos nos acogemos y aprovechamos para comentarlo como jugada de baloncesto… pero reitero, HACE CALOR. Si ya está, lo hace, no lo niego, lo afirmo. Te doy la razón. Ya. Asiento cuando es debido al cambio climático, cuando antes no hacía tanto calor, cuando los patos caminaban por el paseo del parque, cuando agosto no era agosto… Es verdad, no lo niego. 

Antes de echarlo de menos, en pleno mes de enero, con la misma conversación pero cambiando el término ‘calor’, por ‘frío’… piensa en hacer dos cosas: 1. secarte el sudor, 2. el espeto de sardinas que te espera. 

¡Feliz agosto!

 

Publicado en reflexión | Deja un comentario

¿En qué quedamos?

Cada día que reviso la prensa no dejo de asombrarme de la perenne locura que el mundo está sumergido. Cabe de esperar que los diarios no van a hablar de una vez por todas que este planeta es más solidario, justo… donde los poderes de la democracia emanen de la ciudadanía. Quizás es mucho pedir; vale, de la noche a al mañana no se cambian las cosas.

Pero el timo diario al que nos enfrentamos, decididamente es intolerable. Serán noticias de mayor o menor escala,  de mayor o menor repercusión, pero que hace de este nuestro hábitat un lugar cada vez más clasista, feroz y violento. Cuando leo, por no escoger de las más extremas, que el gobierno va a rescatar gran parte de la deuda de las autopistas privadas, mientras llueve lo que está lloviendo (y aunque no estuviera lloviendo),  me siento realmente timado. Y no porque los haya votado, está claro que no, pero sí como ciudadano que de alguna manera (a nivel jurídico) me representan.

 

http://economia.elpais.com/economia/2014/03/25/actualidad/1395753248_296848.html

 

Publicado en reflexión | Deja un comentario

La religión impuesta

Es curioso el mal uso que se tiene en este país de la democracia y todo lo que representa. Se utilizan conceptos y expresiones tales como derecho de elección, libertad, inocencia… con tal ligereza y demagogia que pueden, no solo confundirse sino, contradecirse con su significado real.

Es el caso del presidente de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela, que manifiesta de atentado contra los derechos de la ciudadanía que se les pregunten cada año a los padres y madres si sus hijos quieren estudiar religión católica. Precisamente lo que atenta contra los derechos es lo que usted propone, señor Rouco. La democracia reside en la capacidad de elegir, en tomar decisiones. De hecho demasiadas decisiones se toman por defecto en esta nuestra España.

Y ya que estamos, y siendo otra preocupación de la Conferencia Episcopal, decidir sobre la maternidad es cuestión de padres y madres, no de la Iglesia Católica, que sus representantes no pueden ni siquiera por mandato de Dios concebir -un hijo-.

Publicado en reflexión | 1 Comentario

Carlos Iturgaiz el nuevo ‘indignado’

El Pais. Indignación en el PP por el galardón a la PAH

Después de leer este artículo del diario ‘El País’, solo me queda reafirmar mi hipótesis de que muchos de nuestros representantes políticos viven aún en la era del Antiguo Regimen.

Bueno quizás es lógico cuando hablamos de Carlos Iturgaiz (muy relacionado genealógicamente con el carlismo), que se atreve a hacer analogías entre agrupaciones pacíficas que luchan por los derechos sociales con bandas terroristas. Se lleva las manos a la cabeza porque la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), ha recibido por unanimidad un galardón del parlamento europeo por su lucha pro derechos sociales.

Señor Iturgaiz, hay que llevarse las manos a la cabeza precisamente porque miles de personas han sido estafadas por un sistema económico malvado y por la especulación de muchas personas que han facilitado su desarrollo. Lance sus gritos al cielo por las reiteradas faltas que hace su partido a la dignidad de millones de hombres y mujeres que tienen la mala fortuna de ser gobernados por ustedes.

Intuyo que cualquier crítica o actuación y pensamiento de corte progresista pueda resultarle algo cercano a la manipulación de armas de destrucción masiva, pero aún así señor Iturgaiz recuerde que la ciudadanía va a seguir moviéndose y trabajando por una sociedad plural y democrática. Y ya que nos gusta los tradicionalismos, le aconsejo, como bien han hecho casi todas nuestras madres, lavarse las manos y los dientes antes de dormir.

Publicado en organizaciones, política, reflexión, social | Deja un comentario

Harakiri a lo españolito

El sistema económico y el modelo social que se está construyendo en España está más que demostrado que es lamentable, injusto y nocivo para cualquier persona y país. Está en proceso de autodestrucción, donde deja a las ciudadanía mayoritaria en manos de unos pocos que manipulan, organizan y actúan de chupócteros sin mayor escrúpulos que la dominación y el engorde de sus bolsillos.

En la cultura japonesa, cuando un samurai iba a morir de manera indigna, procedía a auto suicidarse y de este modo no renunciar a una muerte gloriosa y honorable.  Estas ideas de honor y gloria se repiten continuamente en toda la parafernalia conservadora que está llevando a este país a la ruina. Están prácticando su particular harakiri a sabiendas que los mueren son otros y otras. Estos españolitos de doble cara y manos sucias que gobiernan España están jugando a las damas y al póker, mutilando el sentido y la dignidad de los que se han convertido en sus adversarios: (entra en juego nuevamente) la ciudadanía (curiosa paradoja).

Las políticas educativas sin consensuar y discriminatorias, sistemas judiciales destinados a las personas pudientes, sanidad clasista, leyes que atentan contra la libertad de las mujeres… son ejemplos que lo que significa el nuevo modelo español.

Un modelo que busca grandes casinos, que la gente emprenda para montar sus negocios para servir… España se está convirtiendo en el circo de Europa, modelando leyes donde la gente cobre como salario incluso menos de 600 euros. Sinceramente, como decía el gran Robe Iniesta “idos todos a tomar por culo”.

Publicado en reflexión | 1 Comentario

Política, actividad de interés público

Hace pocos días lei una propuesta más que elocuente y pertinente en los tiempos que corren de la mano de Nacho Rivas, “a cuenta de la financiación de los partidos“. Precisamente creo que un partido político no debe ser una empresa donde se generen núcleos de poder para, entre otras cosas, intentar gestionar y gobernar un país. En democracia un partido político debería ser una organización en la que se articule la participación de los ciudadanos y ciudadanas en los asuntos de todos y todas; grupos donde poder canalizar y discutir las propuestas para el gobierno de un país, comunidad, municipio… con el fin de garantizar la real representación de las ideas y sobre todo de las toma de decisiones. De este modo, no se caería permanente en asumir las decisiones de personas que creen tener el derecho porque la legalidad del voto cada cuatro años les ampara. También alcanzaríamos reducir o erradicar esta sensación que muchos tenemos de ‘no sentirse representado  en las actuaciones de nuestros políticos’, ya que se podría participar activamente y con calado social e institucional.

A partir de este idea, la forma de garantizar la real pluralidad y la participación de las personas, es, de acuerdo con Nacho, entender los partidos como organizaciones públicas.

La Política es la esencia de vivir en comunidad; todo acto y decisión humana para la construcción colectiva de la sociedad recae en una actividad política; inevitablemente somos seres que construimos ideas y en ocasiones se llevan a cabo, repercutiendo en el resto de la comunidad con mayor o menor alcance. Ser parte de los asuntos públicos es algo inevitable sea cual sea la intencionalidad que se tenga respecto a dichos asuntos; es decir, ser ‘apolítico’ es una decisión y acto político en sí mismo.

Volviendo a la idea de los partidos públicos, otra cosa distinta y que han hecho o propuesto algunas agrupaciones políticas con intencionalidad de crear un discurso de transparencia y ‘buen hacer’, es retirar el sueldo a las personas que se dedican (por ser elegidos) a gestionar y articular las decisiones públicas, o sea, los políticos. Este hecho, del que no estoy nada de acuerdo, provoca graves desigualdades con aquellas personas que han sido elegidas y no tienen un salario o patrimonio alternativo para subsistir; también genera que al fin al cabo quien se dedique a la politica sean personas con alto nivel adquisitivo. Son medidas, en definitiva, de trasfondo engañoso.

En cambio otra tema, que si podría ir unida a la idea de los partidos publicos, es gestionar y designar otro tipo de salarios a las personas que se dediquen a la política ‘a tiempo completo’: un sistema que dependiendo de lo que se tenga, mientras alguien se dedica a la política, se perciba un sueldo u otro hasta alcanzar unos límites salariales.

En fin, siempre ha sido pero por si las moscas, es hora de cambiar este sistema.

Publicado en reflexión | Deja un comentario

WERT DEBE APRENDER

Señor ministro de educación, a este paso usted no pasa ni la reválida que quiere imponer.

Clases para Wert

Publicado en reflexión | Deja un comentario